El 5G supone un reto para los fabricantes de smartphones



La tecnología del 5G es la próxima gran baza de las operadoras para ofrecer mejores conexiones de redes móviles. Todavía no sabemos si será en 2019 o 2020, pero el 5G pronto estará disponible para todos los usuarios. El problema es que los fabricantes tienen por delante un gran reto al tener que implementar la tecnología necesaria para dar soporte al 5G.

Al igual que sucedió con el 4G, prevemos que el 5G irá llegando de forma gradual, llegando en primer lugar a las grandes ciudades. Lo que debemos tener claro, es que si queremos usar la red 5G, necesitaremos un móvil compatible con las antenas de esta red. Esto será un chollo para los fabricantes, ya que nuestros smartphones actuales tendrían que ser renovados. Aunque en la actualidad existen pocos móviles compatibles con esta red, porque todavía están desarrollando el hardware.

Problemas que está dando la implementación del 5G en los smartphones.

No se suele hablar mucho sobre los quebraderos de cabeza que está dando la implementación del 5G en los dispositivos móviles. Debemos recordar que necesitará un hardware dedicado que tiene un mayor tamaño y un mayor consumo de energía que el hardware que se venía usando hasta ahora.

red 5g

Esto nos plantea una doble complicación, necesitaremos mayor espacio para el hardware y para la batería. Los smartphones han crecido en tamaño de pantalla pero su tendencia es que cada vez son más delgados, aunque la llegada del 5G no ayudará. Harán falta baterías con mayor autonomía lo que seguramente afecte al grosor de los dispositivos.

La conectividad mmWave es la responsable de que el hardware tenga mayor tamaño y consumo.

Las redes 5G están siendo implantadas por los operadores bajo la conectividad mmWave. Este es el estándar que permite mejores conexiones de redes móviles pero que afectará indiscutiblemente al diseño de los smartphones. De hecho, la implementación del 4G también requirió de más espacio y mayor consumo de energía.

Algunos expertos afrontan el problema diciendo que aunque el hardware consuma más energía, el 5G cuando está en funcionamiento requiere menos energía que el 4G y el resto de sus predecesores. Esto nos lleva a pensar que hasta que llegue al usuario final, no podremos valorar si realmente afecta tan negativamente a la batería.

Por el momento deberíamos ver el lado positivo sabiendo que con la llegada del 5G tendremos una mejor latencia y mejores tasas de velocidad. Dicho de otro modo, una mejor conexión a internet.

Soluciones propuestas por algunos fabricantes.

Ante el desafío del desarrollo del hardware para dotar de conectividad mmWave a los dispositivos sin afectar a su diseño, algunas marcas han tomado medidas alternativas. Un claro ejemplo es Mediatek, que está desarrollando una alternativa a mmWave llamada Sub-6GHz que trata de reducir el tamaño del hardware y el consumo de energía de forma simultánea. También han afirmado que la tecnología Sub-6GHz permitirá mejores coberturas en ciudades, cuando estamos entre edificios o zonas con grandes obstáculos para la señal.

5G bandas

Visto de este modo parece que ya no tiene sentido usar mmWave, pero como siempre suele pasar, no hay consenso. Al final en cada país los operadores echarán mano de una tecnología. Esto obligará a los usuarios a comprar smartphones compatibles con esa tecnología.

Otros fabricantes como Qualcomm están diseñando hardware compatible con ambas tecnologías y así conseguir que su hardware pueda ser usado en todos los países. Ante toda esta confusión, los fabricantes prevén que la tecnología Sub-6GHz será la adoptaba en la mayoría de países.



5 (100%) 1 vote

Te puede interesar: