El tráfico del protocolo Bittorrent aumenta a nivel mundial

Internet está en constante evolución, pero hay que tecnologías que aun sufriendo mejoras y actualizaciones logra sobrevivir. Este es el caso del protocolo Bittorrent, que fue creado en el año 2001 y lejos de mostrar señales de debilidad, se impone como la tecnología P2P mayoritaria. Incluso, podemos ver como recientemente se han publicado estadísticas que señalaban que el tráfico del protocolo Bittorrent ha aumentado a nivel mundial.

Este protocolo tiene el respaldo de los usuarios y no sólo hay que asociarlo a descargas ilegales. En la actualidad podemos encontrar infinidad de software libre que se distribuye a través de torrents. Por poner un ejemplo, podemos señalar el caso de distribuciones Linux como Ubuntu, Debian, etc.

Siempre ha existido una gran persecución a los grandes portales donde se distribuye material protegido por derechos de autor, el ejemplo más relevante puede ser The Pirate Bay. Aun así el protocolo Bittorrent ha sabido mantenerse para llegar a ser el sistema P2P más usado actualmente.

Cuando parece que el final del P2P iba a llegar pero Bittorrent está más vivo que nunca.

Lo cierto es que no siempre han sido buenos tiempos para Bittorrent, ya que pasó algunas etapas de crisis donde se auguraba su extinción.

Etapa de crisis para el P2P generada por los servicios de descarga directa.

Una etapa dura para el P2P sucedió con el auge de los primeros servicios de almacenamiento en la nube y descarga directa, como fueron el polémico Megaupload o Rapidshare.En esta etapa la gente migró rápidamente a estos servicios de descarga directa, donde las velocidades de descarga eran estables, rápidas y no era necesario compartir ningún archivo.

red p2p torrent

Durante esta etapa vimos como otros sistemas P2P, por ejemplo el Pando, no soportaron la presión y tuvieron que cerrar sus puertas. Pero no todo era perfecto para los servicios de descarga directa, ya que con el paso de los años vieron truncado su éxito debido a la promulgación de leyes para conseguir su cierre.

Streaming, se inicia una etapa que no prevé nada bueno a Bittorrent.

Con los servicios de descarga directa debilitados, aparecen en escena los servicios de streaming. Los mejores ejemplos son Spotify en el apartado musical y Netflix en el apartado audiovisual. Estos servicios de streaming ofrecen una forma legal de acceder a contenidos protegidos por derechos de autor y todo con un precio relativamente asequible.

Esto ocasionó el pensamiento generalizado de que los usuarios migrarían a estos servicios, evitando así los problemas de descargarse archivos piratas de la red. Quizás esto fue lo que sucedió durante un tiempo, y el Bittorrent fue ignorado durante una primera etapa, pero finalmente supo encontrar su hueco gracias a las nuevas tecnologías.

La llegada de la fibra con ancho de banda simétrico y abaratamiento del almacenamiento.

Lo curioso es que los servicios de streaming consiguieron que conseguir material actualizado para compartir en portales de descargas fuese todavía más sencillo. De ahí que el efecto fue justamente el contrario del esperado.

Al mismo tiempo, la fibra se ha abierto camino como medio para poder ofrecer televisión bajo demanda y otros servicios adicionales. Con la fibra no sólo se consiguen mayores tasas de transferencia de datos, sino que además se abaratan las conexiones simétricas.

Una conexión simétrica es aquella que nos ofrece una velocidad de descarga igual a la velocidad de subida, lo cual permite compartir archivos a través de Bittorrent de forma óptima. Del mismo modo, la tecnología de almacenamiento se abarata (discos duros, NAS, etc) y los servicios en la nube bajan sus precios (servidores cloud, seedbox, etc).

Todo esto ha desencadenado que el protocolo Bittorrent esté más vivo que nunca.