Diferencias entre los tipos de conexiones a internet

Cuando nos disponemos a contratar un servicio de internet nos podemos ver abrumados por la ingente oferta que nos ofrece el mercado. Pero lo peor de todo es que muchos no tenemos los conocimientos adecuados para valorar y podemos cometer un gran error al elegir el tipo de conexión a internet. Para que esto no suceda, vamos a recopilar los principales tipos de conexiones a internet para analizar sus ventajas y desventajas.

El fin último de este artículo es que cada usuario pueda elegir por si mismo que tipo de conexión a internet le conviene contratar. Pongamonos manos a la obra para que palabras como RDSI, fibra óptica o ADSL nos dejen de sonar “a chino”.

Tipos de conexiones a internet que puedes encontrar en el mercado.

Vamos a analizar de forma sencilla las diferentes opciones de conexión a internet, para que cualquiera sin conocimientos en telecomunicaciones pueda hacerse una idea de las ventajas y desventajas de cada una.

Tipos de conexiones a internet que puedes encontrar en el mercado

Conexión a internet RTC (Red Telefónica Conmutada).

Este tipo de conexión es prácticamente inexistente en la actualidad, ya que ha quedado totalmente obsoleta. En cambio, hace años era el tipo de conexión que predominaba en los hogares. Hace uso de la propia instalación de teléfono, por lo que no requiere de ninguna infraestructura adicional.

El usuario tenía que comprar un moden de 56 Kbps que permitía la comunicación entre el PC y la red. Este tipo de conexión sólo tenía desventajas para el usuario, ya que la velocidad era muy baja y se tardaba en descargar un archivo de 1MB más de dos minutos.

Otra de sus desventajas, es que mientras estaba en uso el modem, la línea telefónica no funcionaba. Dicho de otro modo, esta red sólo permitía el uso de datos o de voz, pero nunca los dos al mismo tiempo.

RDSI (Red Digital de Servicios Integrados).

Este tipo de red supuso una evolución de las redes RTC, ya que esta si permitía el uso de voz y datos de forma simultánea. Este tipo de red era digital y además de ser más cara, requería de instalación de una infraestructura especial.

Ofrecía una velocidad entre 64 y 128 kbps. Actualmente también está en desuso gracias a la aparición de nuevas tecnologías.

Conexión ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line).

Supuso un gran avance del que todos los usuarios tanto domésticos como profesionales se vio beneficiado. Su gran ventaja es que no necesitaba de ningún tipo de infraestructura adicional. El usuario sólo necesitaba comprar un modem router, que en muchos casos ya lo ofrece la propia operadora.

La velocidad del ADSL es muy variable ya que los operadores ofrecen diferentes modalidades. De todos modos, siempre hay una velocidad máxima a la que podremos aspirar en función de nuestra localización geográfica.

Conexión por cable (fibra).

Hablar de conexión por cable o por fibra óptica es lo mismo. Es el tipo de conexión que nos ofrece mayores velocidades y que además se usa para ofrecer televisión y radio digital.

A priori, este tipo de conexión sólo tiene ventajas para el usuario, pero debemos tener en cuenta que es la opción más cara. Como necesita una infraestructura específica de fibra óptica, por el momento está en fase de expansión y hay lugares en los que no está disponible.

Conexión vía satélite.

Este tipo de conexión queda relegado a situaciones muy concretas, cuando no existe posibilidad de contar con una conexión de internet terrestre. El ejemplo más habitual de este tipo de conexión lo encontramos en barcos o aviones.