Consejos para que un test de velocidad sea fiable

Uno de los errores más habituales a la hora de hacer una prueba de velocidad de una conexión a internet, es no tener en cuenta ciertos aspectos que pueden influir en los resultados. Esto nos ha motivado a redactar un pequeño artículo donde expondremos una serie de consejos para que un test de velocidad sea fiable.

Cuando decimos que la prueba de velocidad sea fiable, nos referimos a que los resultados sean realistas y las estadísticas obtenidas se acerquen lo máximo posible a la realidad de la velocidad de la conexión. Muchas veces el usuario tiene el acto reflejo de reclamar a su operador por no obtener los resultados esperados, pero antes hay que seguir unas pautas.

Consejos para que un test de velocidad sea fiable.

Para conseguir que un test de velocidad nos arroje resultados válidos, tendremos que reducir al mínimo los factores que puedan afectar a la velocidad de la conexión. Hay multitud de factores, pero es muy habitual encontrarse limitaciones de hardware, problemas de configuración, interferencias en la señal WiFi, etc. Por este motivo, vamos a numerar que factores debemos tener en cuenta antes de realizar el test de velocidad.

network

Factores que pueden afectar a la velocidad de la conexión durante un test de velocidad.

Realizar el test desde una red WiFi.

Usar la red WiFi doméstica es uno de los principales problemas a la hora de realizar una prueba de velocidad. Esto se debe a que el uso del WiFi implicada una serie de inconvenientes asociados a la propia tecnología. En primer lugar la latencia de una conexión por WiFi siempre será mayor. En cuanto a la velocidad, factores como la distancia al router o las posibles interferencias que afectan a la señal, pueden desencadenar perdidas de velocidad.

Todo esto nos lleva a una única conclusión, realizar una prueba de velocidad desde un equipo conectado por WiFi, no es fiable. Lo ideal es realizar el test a través de un cable de red conectado directamente al router.

Actualiza tu hardware para que no limite la velocidad de la conexión.

Otro problema muy habitual es encontrarse con equipos antiguos que no han actualizado su hardware y no está adaptado a las últimas tecnologías. Por ejemplo, si disponemos de una velocidad de conexión de 100Mbps, pero nuestra tarjeta de red es de 10Mbps, esta nos estará limitando.

Esto mismo puede suceder con otros elementos de hardware como el router, que no esté preparado para sacar todo el rendimiento de nuestra conexión.

Actualiza los drivers de la tarjeta de red si fuese necesario.

Muchas veces el problema viene relacionado por una mala configuración a nivel sistema operativo. Es recomendable mantener los drivers de los dispositivos de red actualizados y configurados para un rendimiento óptimo.

Sólo un usuario conectado a la red mientras se realiza la prueba.

Debemos asegurarnos de que sólo está conectado a la red el usuario que está realizando la prueba de velocidad. De lo contrario, los otros usuarios conectados conectados podrían interferir en los resultados.

Cierra los programas y procesos del sistema operativo que hagan uso de internet.

Es muy habitual que algún programa instalado en nuestro sistema operativo haga uso de internet en segundo plano, sin que nosotros nos demos cuenta. Esto puede generar que las estadísticas del test de velocidad sean inferiores a las reales.

Un ejemplo muy habitual es cuando realizamos una prueba de velocidad y sin previo aviso Windows busca actualizaciones del sistema en segundo plano, lo que ocasionará resultados imprecisos.