Importancia de la latencia de la conexión a internet

Parece que las operadoras están obsesionadas con ofrecernos grandes tasas de transferencia o al menos eso es lo que veo en sus campañas de marketing. Está claro que desde la llegada de la fibra óptica a nuestros hogares la experiencia de uso de internet ha mejorado enormemente. Aun así, hay un factor olvidado al margen de la velocidad de internet, se trata de la latencia.

A continuación, indagaremos en el factor de la latencia de nuestra conexión a internet y os mostraremos por qué es tan importante. Trataremos el texto enfocado a usuarios sin grandes conocimientos, para que cualquiera pueda comprobar su latencia y decidir si está dentro de un rango admisible.

¿Qué es la latencia de una conexión?

La latencia es el tiempo que tarda en transmitirse un paquete de datos a través de la red. En algunos manuales también la denominan tiempo de respuesta. Por lo general la latencia de una conexión se mide en milisegundos, ya que si la latencia supera un segundo se considera muy alta.

Qué es la latencia de una conexión

La confusión entre latencia y ancho de banda.

No hay que confundir la latencia con el ancho de banda, ya que una conexión puede ser muy rápida transfiriendo grandes cantidades de datos, pero aun así tener una latencia alta. Internet es una red diseñada para la transmisión de datos, es decir, los paquetes de datos viajan de un punto a otro.

El ancho de banda nos permite enviar paquetes de mayor o menor tamaño, pero no tiene nada que ver con la latencia. La latencia define el tiempo que tarda en llegar un paquete de un punto a otro independientemente de su tamaño.

Factores que influyen en la latencia.

La latencia de una conexión se puede ver influida por multitud de factores, siendo los más habituales el hardware, distancia geográfica entre transmisor y receptor, tecnología usada para establecer la conexión (ADSL, fibra, etc).

Limitaciones de hardware.

Empezaremos hablando del hardware, ya que es uno de los factores que más afecta a la latencia de los usuarios domésticos.

Para entender cómo puede afectar la potencia del dispositivo, sólo hay que realizar un test de velocidad que nos ofrezca valores de latencia y comparar resultados. El ejemplo más habitual es realizar este test conectados a internet a través de un cable y comparar la latencia que obtenemos cuando nos conectamos vía WiFi.

Observaremos que la latencia a través de WiFi es mayor, aunque operador y conexión son las mismas.

Distancia geográfica entre transmisor y receptor.

La distancia geográfica es otro de los factores relevantes que pueden afectar a la latencia de una conexión. Por norma general, cuanto mayor sea la distancia entre el transmisor y el receptor, mayor latencia.

Este aspecto lo conocen muy bien los gamers, ya que los juegos online suelen agrupar jugadores de mismas zonas geográficas. De este modo la latencia nos les arruina la experiencia de juego.

Tecnología aplicada para establecer la conexión.

Las redes actuales ofrecen valores bastante buenos de latencia. Cuando hablamos de una mejor latencia, nos referimos a una latencia menor, es decir, un tiempo de respuesta más bajo.

La prueba más sencilla para verificar esto la podemos hacer comparando la latencia de nuestra conexión de datos del smartphone, con la conexión a internet doméstica. Generalmente la conexión doméstica ofrece una mejor latencia.

Son muchos los que se preguntan que ofrece una mejor latencia, ADSL o fibra. Sabiendo que cada operador es un mundo y tiene sus particularidades, por diseño y tecnología la fibra ofrece mejores latencias que el ADSL.