Las cuatro soluciones rápidas para poner fin a los problemas de conexión



Pocas cosas son tan frustrantes como encontrarse con un problema de conexión y no poder acceder a internet. Para muchos internet ya forma parte de sus vidas y es algo esencial. Por desgracia, los problemas de red son más frecuentes de lo que pensamos y cuando aparecen tenemos que saber poner solución. Como la casuística de los problemas de conexión es muy amplia, vamos a céntranos en las cuatro soluciones rápidas que solucionan los problemas de conexión más habituales.

Se trata de cinco procedimientos básicos, no os esperéis milagros. Pero siguiendo estas instrucciones podréis detectar el origen del problema y tomar las medidas oportunas. Este tutorial estará dirigido a usuarios del sistema operativo Windows, aunque algunos de sus apartados son aplicables en otros sistemas operativos.

Cómo solucionar los problemas de red más habituales de forma rápida.

Averiguar si el problema es del equipo o tiene su origen en el proveedor.

Muchas veces notamos que nuestra conexión va lenta o que tiene cortes de conexión. Se nos pueden pasar por la cabeza mil causas que generan este mal funcionamiento, por ello hay que acotar el origen del problema.

Lo ideal es realizar un test de velocidad desde varios equipos, por ejemplo desde un dispositivo móvil y desde el ordenador. Después se comparan los resultados y si en ambos dispositivos ha dado problemas de conexión, ya nos podemos aventurar a que el problema viene del router o de la línea del operador.

Algunos operadores tienen una página web donde informan de posibles incidencias o también podemos llamar al servicio de atención al cliente.

Conectarnos a internet por cable.

En muchas ocasiones me he encontrado con equipos en los que la conexión WiFi no funcionaba, pero al conectarse a través de un cable Ethernet todo iba como la seda. Si hacemos varias pruebas conectándonos por cable y por WiFi, podremos verificar si los problemas son del tipo de conexión usada.

cable fibra optica

En caso de que sea el WiFi el que da problemas, habrá que verificar la conexión de las antenas, su orientación y que no haya obstáculos que dificulten la propagación de la señal. A veces usando el canal WiFi menos saturado, mejora de forma considerable la conexión WiFi. En cambio si lo que nos da problemas es la conexión por cable, habrá que revisar los conectores y el estado dela instalación.

Comprobar el funcionamiento del router.

El router puede ser el origen del problema, sobre todo cuando es nuestro operador el que lo proporciona de forma gratuita. Estos pueden saturarse fácilmente o no responder adecuadamente. Una de las soluciones más simples es apagar el router y volver a encenderlo.

La mayoría de los router tiene luces o leds que nos indican el estado del servicio, revisarlas no está de más. Aun así, podemos hacer una prueba muy sencilla que es acceder al router desde nuestro dispositivo. Esto se consigue generalmente poniendo en el navegador la dirección http://192.168.1.1 e introduciendo el usuario y contraseña.

Verificar el buen funcionamiento de la tarjeta de red.

adaptadores de red

A veces una mala configuración de la tarjeta de red es el origen de todos los problemas o incluso puede ser un fallo de hardware. Para verificar el estado de la tarjeta de red puedes acceder al administrador de dispositivos del sistema y ver si en el apartado de adaptadores de red hay alguna advertencia.



4 (80%) 1 vote

Te puede interesar: