Trucos para optimizar una VPN y conseguir mayor velocidad

5 (100%) 1 vote


En los tiempos que corren donde navegar o acceder a ciertos servicios puede suponer un riesgo para el usuario, el uso de los servicios VPN están más de moda que nunca. Estos nos ayudan a mantener el anonimato, proteger nuestra geolocalización y mejorar la seguridad de nuestras conexiones. Pero no todo es bueno, a veces consiguen que nuestra conexión se ralentice. De aquí que queramos mostraros una serie de trucos para optimizar una VPN y conseguir mayor velocidad.

Obviamente tendremos que asegurarnos de que nuestro VPN está funcionando correctamente, sino estos trucos no tendrán ningún efecto. Es interesante optimizar un VPN porque en muchas ocasiones se degrada la experiencia de usuario. Esto se debe a una navegación lenta y aumento considerable de la latencia de las conexiones.

Cómo optimizar una VPN para conseguir mejor velocidad.

Cuando usamos una VPN, esta puede actuar como un cuello de botella y ralentizar las conexiones que pasan por esta. En un VPN los datos que se transmiten se envían a través de un túnel cifrado. Esto aumenta la seguridad enormemente, pero por defecto disminuye la velocidad. Por suerte, con un poco de paciencia podemos optimizar algunos puntos para conseguir una mayor velocidad.

Intentar usar conexiones por cable Ethernet.

Sé que puede parecer una tontería, pero si nuestro VPN ya nos degrada la velocidad, si le añadimos el uso del WiFi puede llegar a desesperarnos. Muchos operadores y fabricantes hablan maravillas del Wi-Fi y aunque tiene muchas ventajas, este tipo de conexiones ya aumentan por si solas la latencia. Siempre que sea posible, conéctate a internet usando un cable Ethernet.

Configurar el VPN en el dispositivo y no en el router.

Configurar el VPN en el router es una forma muy sencilla de usarlo y que no requiere de programas adicionales. Esta configuración a pesar de ser muy cómoda para el usuario, presenta un rendimiento inferior que si lo configuramos en el dispositivo. Dicho de otra forma, siempre es recomendable configurar el VPN en el dispositivo que estamos usando en lugar de en el router, así ganaremos velocidad.



Está muy de moda el uso de las placas Raspberry Pi para configurar un VPN, pero por experiencia propia, no hay nada como configurarlo a nivel sistema operativo. Generalmente disponemos de aplicaciones optimizadas para cada sistema operativo que nos facilitan la configuración y optimización.

Probar diferentes servidores VPN de nuestro proveedor.

Muchos proveedores de VPN nos ofrecen la posibilidad de seleccionar entre diferentes servidores. Generalmente disponemos de servidores con diferentes IP y diferentes ubicaciones geográficas.
Por norma general elegir un servidor próximo a nuestra ubicación mejorará la velocidad de la conexión con el VPN. A veces un servidor puede estar saturado y ofrecernos un rendimiento inferior al esperado, en este caso podemos probar a seleccionar otro servidor.

Elegir el protocolo adecuado del VPN.

Cuando se configura un servicio VPN, este nos puede ofrecer diferentes protocolos bajo los que operar. Existen diferentes estándares, pero algunos son más rápidos que otros. Debemos prestar mucha atención a este apartado, pues a veces con la intención de aumentar la velocidad seleccionamos un protocolo considerado como inseguro.

esquema vpn

Deberás averiguar que protocolo ofrece tu proveedor y comparar. Por lo general el estándar que ofrece la mejor relación entre velocidad y seguridad es OpenVPN.

Utilizar otro VPN.

Es duro usar estas palabras, pero cuando un servicio de VPN nos da problemas de estabilidad y velocidad de forma habitual, lo mejor es cambiarlo. Por este motivo nunca recomiendo contratar planes de servicios VPN que superen los tres meses.



Te puede interesar: